lunes, 17 de febrero de 2014 By: Jose Vega

Consejos para desintoxicar nuestro cuerpo cuidando el Hígado


Sabemos que el hígado es el gran depurador del organismo y que además ejecuta más de quinientas funciones diferentes. De ahí la enorme importancia de su buen funcionamiento para mantener una buena salud, ya que su función es absolutamente crucial para la vida.

Hablamos de una glándula de gran tamaño que pesa alrededor de kilo y medio, situada debajo del diafragma, que ocupa la parte más alta de la cavidad abdominal, en el hipocondrio derecho. Su posición es además estratégica en la circulación ya que tiene una vascularización muy abundante.

Antes de explicar la eficacia de una desintoxicación hepática conviene recordar algunas de las características y actividades  más importantes del hígado :

Actividad circulatoria. Se encarga de filtrar y depurar la sangre procedente del intestino.
Actividad secretora y excretora. Se encarga de producir bilis, para facilitar  la digestión de las grasas en el intestino y permitir la absorción de vitaminas liposolubles, metabolizar el colesterol y la bilirrubina.
Actividad metabólica. Participa en la metabolización de carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas.
Actividad protectora y detoxificadora. La función antitóxica, inmunológica antibacteriana y antiviral. En el hígado existen unas células conocidas como "células de Kupffer"  que tienen la función de fagocitar (ingerir y digerir) parásitos, virus, bacterias y macro moléculas, por lo que constituyen una barrera para las toxinas y microorganismos procedentes del intestino. Cabe añadir que hay otras células -las llamadas "células de PIT"-, equivalentes a grandes linfocitos granulares y células asesinas, que tienen también funciones similares por lo que brindan protección contra las infecciones virales.
La formación del colesterol y la urea.
La formación y almacenamiento del glucógeno.
También tiene especial participación en:
El metabolismo electrolítico del calcio, fósforo y del magnesio y la formación de factores coagulantes.
El reciclaje hormonal y con las glándulas de secreción interna.
La relación con la calidad de la circulación sanguínea.
La relación con calidad de la piel.
La relación con el equilibrio ácido-básico.
La relación con el sistema nervioso, etc.

La Importancia del Hígado

La detoxificación hepática es uno de los pilares básicos en cualquier tratamiento de medicina biológica.

Multitud de patologías están relacionadas con un hígado sobrecargado como por ejemplo:

-El acné, la psoriasis o  la dermatitis seborreica
-Problemas alérgicos como la rinitis o el asma.
-Dolores de cabeza.
-Problemas reumatológicos.
-Problemas digestivos como las digestiones lentas y pesadas o las hemorroides.
-La obesidad y la celulitis.
-Problemas relacionados con el retorno venoso como las varices, la retención de líquidos, las hemorroides.
-Algunos tipos de Depresión e insomnios, el carácter colérico.
-Y en general cualquier patología crónica ante la cual siempre tenemos que pensar en una limpieza hepática como inicio de la terapia.


El drenaje y detoxificación del hígado junto a otros órganos emuntoriales o excretores como el riñón, la piel, los intestinos o las mucosas son también muy importantes a la hora de comenzar cualquier tratamiento, lo principal es tratar el terreno biológico en el que se instaura la enfermedad para que los métodos terapéuticos que vayamos a utilizar sean efectivos y ayuden a recuperar la salud del paciente.

Algunas plantas tienen una acción colerética y colagoga, por lo tanto ejercen una acción específica en la producción de hepatocitos y, en general en mantener un hígado sano y por extensión un organismo con un equilibrio homeostático equilibrado.

Algunas de las plantas más interesantes en este terreno son;

CARDO MARIANO (Sylybum marianum)
Su fruto contiene silimarina, una mezcla de diversos flavanolignanos que se encuentra especialmente en el tegumento. Los principales componentes de la mezcla son silibina (o silibinina), silicristina y silidianina.
La silimarina es hepatoprotectora. Actúa directamente sobre las células del hígado como antagonista frente a diversos agentes hepatotóxicos: faloidina y α-amanitina (toxinas de Amanita phalloides), lantánidos, tetracloruro de carbono, galactosamina, tioacetamida, así como el virus hepatotóxico FV3 característico de los animales de sangre fría.
Su eficacia terapéutica ha sido demostrada para el tratamiento de cirrosis inducidas por alcohol, hepatitis virales agudas y crónicas, hepatitis inducidas por compuestos orgánicos como tolueno o xileno, por medicamentos o toxinas.
Estas propiedades se basan en dos mecanismos de acción: modifica la estructura celular externa de los hepatocitos impidiendo la penetración de los agentes hepatotóxicos dentro de las células; además estimula la actividad de la RNA polimerasa I DNA-dependiente de los nucléolos con el consiguiente aumento de la síntesis proteica ribosomal, lo que estimula la capacidad de regeneración del hígado y la producción de nuevos hepatocitos.
Además, la silimarina y la silibina han demostrado en estudios in vivo e in vitro actividad antioxidante y captadora de radicales libres a nivel de la producción de especies oxigenadas (ROS) y a nivel de la peroxidación. Estas actividades están probablemente relacionadas con su acción antihepatotóxica.

ALCACHOFERA (Cynara scolymus)
La alcachofa incrementa la secreción biliar y la irrigación sanguínea del hígado, lo que ayuda a digerir mejor los alimentos.
Sus principales acciones farmacológicas están relacionadas con los procesos que intervienen en la digestión: eupéptica, colerética, colagoga, antiemética y aperitiva, en las que parecen intervenir los derivados cafeilquínicos, en especial la cinarina y el ácido clorogénico, y las lactonas sesquiterpénicas como la cinaropicrina.
La droga presenta actividad hepatoprotectora, a la que puede contribuir su actividad antirradicalar, en parte debida a la acción captadora de los radicales libres de sus derivados polifenólicos.

DESMODIO (Desmodium adscendens)
Posee alcaloides de la familia de los indoles y ácidos grasos, y sobre todo es rico en ácidos grasos insaturados.
Se le atribuye efecto hepatoprotector, colagogo, colerético, antiinflamatorio, analgésico, antiespasmódico, aperitivo, digestivo, depurativo, antiemético y antialérgico por vía interna.
Es colerético (estimula la producción de bilis) y colagogo, favorece la normalización de las transaminasas, disminuye las náuseas, estimula el apetito, es antiespasmódico, previene y reduce los ataques asmáticos por su acción antihistamínica.
Usado en: hepatitis vírica, hepatitis tóxica, ej. alcoholismo, quimioterapia, ictericia, cirrosis hepática y procesos hepáticos menores, prevención y tratamiento de los procesos asmáticos, dolor de cabeza de origen hepático, alergias y asma, tos espasmódica, transaminasas elevadas.

RABANO NEGRO (Raphanus sativus)
El rábano negro se ha utilizado desde antiguo como remedio frente a disquinesias biliares y trastornos hepatobiliares, hepatitis y transaminasas elevadas.
Estimula la secreción biliar y provoca una contracción moderada de la vesícula, que facilita la eliminación de los desechos. Se dice que es un “drenador hepático”. Además posee actividad diurética moderada y antibacteriana.
A nivel digestivo, el consumo del jugo de la raíz o sus extractos ejerce actividad aperitiva, eupéptica, laxante por estimulación del peristaltismo intestinal. Por otra parte estimula el músculo liso de la vesícula biliar, determinando una actividad colagoga. También destaca su actividad hepatoprotectora. En todas estas acciones tienen un papel importante los compuestos sulfurados del aceite esencial como pueden ser los isotiocianatos, y algunos heterósidos como la raphanina.
Tradicionalmente también se emplea para facilitar la eliminación de pequeños cálculos urinarios.


DIENTE DE LEON (Taraxacum officinale) o achicoria amarga
El diente de león o taraxacón tiene múltiples  propiedades curativas: ayuda a la digestión, es depurativo y diurético, aperitivo y refrescante. Facilita  la secreción de la orina, combate la diabetes,  la ictericia, cólicos hepáticos, insuficiencia  del hígado, , manchas de la piel, eczemas, herpes, estreñimiento y cólicos.
También es un excelente tónico, laxante, estimulante y antiescorbútico. Y por la vía externa, resulta muy eficaz para tratar inflamaciones, úlceras, forúnculos, etc..
En América Hispana su principal uso es contra las enfermedades del hígado: catarros biliares, opilaciones, etc.; pero igualmente la utilizan para curar las hemorroides, la gota, el reumatismo y la arterioesclerosis.
Partes utilizadas: Raíz, hojas y jugo.
Componentes activos: Aceite esencial, sales minerales, alcaloides, clorofila, tanino, inulina, glúcidos,  provitamina A, vitaminas  B y C, principios activos, proteinas, colina, saponinas, sustancias de acción enzimática,inosita, asparagina, azúcar reducido  (al  parecer levulosa), tirosinasa, potasio, etc..

A esta lista podemos añadir las bondades del Boldo o la Fumaria e incluir los minerales Cinc y Selenio y por supuesto tener en cuenta el cada vez más extendido uso del Glutation Reducido o Glutation Peroxidasa por su gran poder desintoxicante, antioxidante o quelador de metales pesados.

EL GLUTATIÓN (GSH)
Es un tripéptido linear compuesto por los aminoácidos glicina, L-cisteína y ácido glutámico (este último se forma a partir de la L-glutamina), resultando un potente compuesto antioxidante.

FUNCIONES DEL GSH

Protector hepático
El glutatión neutraliza los innumerables compuestos que se sabe dañan el hígado. Aún más, el glutatión puede mejorar la función hepática en la recuperación de alcohólicos. También mejora los síntomas de la resaca.

Desintoxicante
Mejora la desintoxicación en el hígado y las células mediante la neutralización de ciertas toxinas, radicales libres y productos secundarios de los residuos metabólicos y hormonales.

Destructor de metales pesados
El glutatión es un potente desintoxicante de metales pesados, especialmente plomo, mercurio y arsénico. Asimismo se detectan niveles reducidos de GSH hepático en la enfermedad de Wilson, producida por acumulación de cobre en el hígado.

Antioxidante
El glutatión es un poderoso destructor de los radicales libres, que se combina con el selenio para formar la potente enzima antioxidante glutatión peroxidasa. También se ha investigado por su potencial capacidad para convertir los compuestos extraños perjudiciales como pesticidas, disolventes y contaminantes atmosféricos en substancias menos dañinas que pueden ser expulsadas del organismo.

El pulmón es particularmente vulnerable a los ataques oxidativos. La deficiencia en GSH se ha relacionado con varias enfermedades pulmonares.



HIGIENE MENTAL

No debemos olvidar, además de estas cuestiones biológicas o estructurales, mantener también una higiene mental, el hígado, así como el resto de órganos, sistemas, funciones metabólicas o enzimáticas se ven alteradas por un alto grado de estrés o ansiedad. Es deseable por lo tanto, no ceñirse solo a las métodos terapéuticos biológicos sin ser participes activos en un estado emocional equilibrado.

Para conseguir ese estado de salud deseable por todos, debemos incluir diariamente un espacio de "sitting" o estado de quietud, encontrar cada día ese espacio de interiorización que nos permita eliminar gran parte del estrés oxidativo.

 Yoga, Tai-Chi, Chi Kung, Meditación, Sofrología, Respiración consciente o diafragmática,.....
Con una u otra sintonizaremos mejor, el abanico de posibilidades es amplio.

2 comentarios:

Laura VIllafañe dijo...

¡Buenos días! He leído en varios sitios que la Rhodiola Rosea es un muy buen desintoxicante ¿sabes si esto es cierto?
Si es así, tomando tes cuya infusión sea de esta planta, una vez al día ¿crees que sería una dosis adecuada?

¡Muchas gracias de antemano!

Jose Vega dijo...

Hola Laura, las plantas con acción colerética y colagoga (colaboran en la eliminación de bilis) son las más utilizadas para este fin. Las más comunmente utilizadas, aunque hay más, son las mencionadas en el post, en combinación con aminoácidos azufrados y activadores de enzimas antioxidantes. La propiedad que más se le atribuye a la Rhodiola es la de activar la función de ciertos neurotransmisores cerebrales, serotonina o dopamina, por la tanto muy involucrada en la salud mental (antiestrés, antidepresiva)
Un saludo

Publicar un comentario en la entrada