jueves, 7 de marzo de 2013 By: Jose Vega

Agua de Mar para la salud




Interesante entrevista de Miguel Celades al Dr.Ángel Gracia, sobre los innumerables beneficios del ADM (Agua de Mar)

.

El (ADM) agua de mar no es agua con sal (sodio y cloro). Es agua con al menos 95 elementos verificados de la tabla periódica en su forma orgánica y biodisponible. Las moléculas de sodio (Na+) y cloro (Cl-) van por separado. El Cl- constituye el 19-20% de los minerales del agua de mar hipertónica (35g/1L) y el Na+, solamente el 9-10%. El 5% restante lo componen los 118 elementos de la tabla periódica en su forma orgánica y biodisponible.

La biocenosis, comunidad de organismos, se encarga de transformar, a través del fito y el zooplancton, los elementos químicos en minerales orgánicos y biodisponibles. Igual que lo hacen las plantas en la tierra. Absorben las moléculas químicas y las transforman en orgánicas y digeribles para los humanos y animales.

El agua de mar es hipertónica en una concentración de 35gr de sales por litro.

Los peces en alta mar no padecen de epizootias ni se enferman. El fenómeno de la ósmosis
"desactiva todos los microbios de procedencia terrestre , lo que impide su contaminación."

El pH alcalino del agua de mar, 8.4, no es compatible con la vida microbiana de procedencia terrestre, o accidental. Parámetro vital que no permite ningún cultivo microbiano terrestre.

Polución no es lo mismo que contaminación. La contaminación es causada por microbios y materia orgánica. La polución es causada por los vertidos químicos de industrias y de usos domésticos.

Las infecciones se convierten en enfermedades cuando se rompe el equilibrio hemostático, haciendo que los gérmenes muten y perjudiquen a sus hospedadores.

La enfermedad es la rotura del equilibrio homeostático.

El agua de mar no obstruye los riñones porque es diurética

El agua de mar es sustituta del plasma sanguíneo. Existe una clínica de más de 50 años corroborando este hecho

El agua de mar es el hidratante y el nutriente más completo de la Naturaleza.


NAUFRAGIO Y MUERTE

La práctica totalidad de los náufragos mueren de hambre y de sed en un plazo no superior a los 4 días, rodeados de agua y por no beber, pero también en la mayoría de los casos, mueren por beber agua de mar.

El agua de mar está muy mineralizada; la cantidad de elementos que contiene es muy grande: 35 gramos de sustancias quintaesenciadas en cada litro. Entre estas sustancias las hay que a partir de determinada cantidad provocan reacciones patológicas graves en nuestro organismo, en especial si está sumamente estresado y debilitado. El cloro, por ejemplo, que se encuentra en gran cantidad en el agua de mar, se convierte, en nuestro aparato digestivo, en un ácido muy corrosivo; el azufre, al combinarse con el magnesio, produce un laxante potentísimo: el sulfato de magnesio. La elevada salinidad del agua de mar ingerida en gran cantidad, somete a todo nuestro organismo a una presión osmótica cuatro veces superior a la de nuestras células. Es la tremenda cantidad de agua ingerida la que al colapsar los mecanismos automáticos de isotonización, hace estallar las células que entran en contacto con ella.

No es gratuito por tanto el prejuicio de que si el náufrago bebe agua de mar está condenado a morir. Lo está, porque con el agua ingiere sustancias que en grandes cantidades son gravemente lesivas para el organismo. Pero es que en grandes cantidades hasta la sustancia más benéfica se convierte en nociva. La clave está por tanto en la cantidad: si el náufrago aguanta la sed hasta el límite de su resistencia, y es entonces cuando se lanza a beber agua de mar, la cantidad que ingiera le será muy perjudicial, porque será exagerada. Pero si desde que naufraga empieza a beber agua de mar en pequeñas cantidades, nunca llegará a sufrir esa sed desesperante, y su organismo luchará con obstáculos totalmente superables.

El agua de mar bebida en grandes cantidades lleva a la muerte por nefritis. ¿Qué hacer entonces?


NAUFRAGIO Y SUPERVIVENCIA

El peor enemigo del náufrago no son el hambre y la sed, sino la desesperación.

En 2004, durante la celebración del III Congreso sobre el Agua de Mar, en Tenerife, se hizo una experiencia de naufragio, para verificar si era posible la supervivencia en condiciones de salud en el mar alimentándose en exclusiva con agua de mar.

Se demostró y comprobó que el poder nutricional celular del agua de mar es suficiente para que un náufrago sobreviva en alta mar con agua hipertónica, sin necesidad de beber agua dulce isotónica, hasta 7 días, que fue la duración máxima del naufragio. Quedó desmentida la creencia popular, tan difundida, de que en un naufragio quien beba agua de mar morirá o se volverá loco. No sólo se hidrata el náufrago, sino que se nutre celularmente, es decir, se alimenta con el agua de mar hipertónica. Estas funciones se cumplen a un nivel suficiente como para poder sobrevivir durante bastantes días sin graves riesgos para la salud en condiciones tan adversas como las de un naufragio.

Se comprobó que el agua de mar, además de hidratar el organismo mitigando su sed, inhibe la sensación de hambre. No hay hambre celular ni hiperclorhidria estomacal, otra de las dos causas que desencadenan la imperiosa necesidad de ingerir alimentos.

Los náufragos voluntarios bebieron entre 1.000 cc y 250 cc diarios. Perdieron, aproximadamente, un peso promedio entre 1 Kg. a 2 Kg. diarios.


ESTRATEGIAS PARA CASO DE NAUFRAGIO

1. Beber agua de mar en cantidades pequeñas, de 500 ml a 1 litro por día.

2. Entre los mecanismos del ahorro de agua isotónica en el organismo, se comprobó que la respiración y el sudor son los que más deshidratan. La respiración lenta, a la que induce la relajación, baja el metabolismo y ahorra el consumo de agua isotónica. No hablar es importante.

3. Protegerse del sol es para no sudar, no sufrir quemaduras y no fatigarse sin provecho alguno.

4. La producción del agua metabólica, que también se estimula con el ejercicio físico, contribuye a la isotonización del agua de mar. Al quemar un 1gr. de grasa se producen 1.07gr. de agua, H2O; 0.59gr. al quemar 1gr. de hidratos de carbono; y 0.36gr. de agua al metabolizar 1gr. de proteína. Todo lo cual contribuye a la isotonización del agua de mar hipertónica y al mantenimiento energético imprescindible para que un ser siga viviendo. El metabolismo basal en reposo depende de la energía que suministra fundamentalmente la grasa; lo que viene a ser un elemento muy importante entre los recursos propios del organismo humano para isotonizar el agua de mar.

5. El estrés de la angustia es la causa principal de deterioro y muerte para un náufrago real. Un buen estado de ánimo es fundamental

6. La ingesta de orina supone también un recurso de gran valía


AGUA PARA LA NUTRICIÓN

Miles de niños mueren al año por desnutrición, cuando el agua de mar podría curar esa desnutrición y evitar la catástrofe. Impulsar los Dispensarios Marinos en todo el mundo es la solución a la desnutrición infantil.
(Véase documentos de la labor que desempeñó René Quintón)

Desde el siglo pasado se sabe, por los descubrimientos de René Quinton que el agua de mar tiene un gran valor para:

1) Hidratar y recargar electrolíticamente las células.
2) Reequilibrar la función enzimática, y
3) Promover la regeneración celular.

Objetivos de todas las terapias, tanto oficialistas, como naturistas.

El primer efecto es la rehidratación y la regulación de las patologías crónicas con carencias y desmineralización. Los oligoelementos no funcionan aislados, están ligados a las enzimas y constituyen la clave de la química interna, y deben estar en equilibrio, de forma que la carencia de un elemento puede provocar perturbaciones en toda una serie de procesos.

Se desconoce la obra de René Quinton y la clínica de aplicación de su terapia en Francia y otros países por más de 50 años, salvando miles de vidas, especialmente de niños.

A raíz del éxito obtenido con estos niños, bebés en la mayoría de casos, Quinton se dió a la tarea de crear una serie de instituciones sanitarias a las que llamó Dispensarios Marinos. A principios de siglo las inyecciones de agua de mar isotónica se aplicaban a razón de 100,000 por año en París y 150,000 en el dispensario de Lyon.



HIPERTENSIÓN Y AGUA DE MAR

Un hipertenso puede condimentar sus comidas con agua de mar, que no supone ningún riesgo para su hipertensión.

El sabor salado del agua de mar es debido al sodio (Na) orgánico no químico. La sal de mesa corresponde a la formula química denominada cloruro de sodio (NaCl), sal química y no orgánica. Los minerales inorgánicos son los que causan problemas al ingerirlos.

En su libro sobre el agua de mar, el Dr. Ángel Gracia y el Dr. Héctor Bustos, recomiendan a los hipertensos beber 500 cc de agua de mar/día.

André Mahé señala la conveniencia de hacerse un ionograma de las orinas de las 24 horas para calcular la relación sodio-potasio, con una creatininemia en su caso para verificar si hay disfunción orgánica. El valor normal de esta relación se considera comprendido entre 1,5 y 2,5. Si el resultado está entre 1,5 y 1 se corregirá con una ampolla por la mañana y otra al mediodía de hipertónica. Si da valores inferiores, sin que exista disfunción orgánica, se tomarán dos ampollas a media mañana y dos a media tarde de hipertónica. Valores superiores a 2,5 requieren una corrección diferente.

Decir también que los protocolos en celulitis y obesidad son similares a los descritos.


EN LA COCINA

Si se utiliza agua de mar isotónica en la cocina tenemos un agua enriquecida con minerales orgánicos, lo que da un mayor valor nutricional a los alimentos, se elimina una sal inorgánica que crea problemas, y tenemos además la medida correcta del sabor salado que nuestro cuerpo demanda, que no es sino el del agua isotónica que está intentando dar a sus células.


PREPARACION DEL AGUA

- Contenido sales mar actual 35 gr %
(hipertónica)
- Composición agua corporal extracelular
(isotónica) y plasma sanguíneo 9 gr %
- Conversión de agua de mar hipertónica en isotónica,
para beber y cocinar :

2 partes de agua de mar + 5 partes de agua de manantial :

100 ml de agua de mar + 250 ml de agua de manantial, o
200 ml de agua de mar + 500 ml de agua de manantial, o
285 ml de agua de mar + 715 ml de agua de manantial (1 litro)



FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

- Fundación AQUAMARIS , http://www.aquamaris.org/
- El Plasma de Quinton. Andre Mahé. Edit. Icaria
- El valor curativo del Agua de Mar. Dr Angel Gracia y Dr. Hector Bustos-Serrano. Morales i Torres    editores S.L.
- Como cura el mar. Manuales Integral



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada